CONSEJOS DE BRUMA

Los baños de Bruma: consejos para bañar perros

A todos los perros nos encanta la hora de la comida, la del juego, la del paseo… Pero, ¿qué ocurre cuando llega la hora del baño? Sé que bañar perros puede ser todo un reto, porque a muchos les repele solo el pensarlo pero ¡no es mi caso! Por eso quiero compartir con todos vosotros cómo es mi momento del baño y cómo lo hacemos para que resulte cómodo, agradable y, sobre todo, efectivo.

Lo más importante para bañar perros es conseguir que estemos relajados. Nos gusta que nos acaricien antes, que nos hagan ver que no hay peligro alguno. De esta forma nos sentiremos en confianza. Importante también medir la temperatura del agua, que no esté caliente, sino templadita. Con esto ya lo tendríamos todo preparado para el gran momento.

A mi suelen mojarme con cuidado, y sin escatimar en caricias, todo el cuerpo excepto la cabeza y teniendo especial cuidado de que no entre agua en los oídos. Una vez que mi piel está totalmente mojada es cuando me aplican el champú (excepto, también, en la cabeza).

¿Cuáles son los mejores productos para bañar perros?

¿Qué champús utilizar? Tenéis un montón de productos en el mercado para bañar a los perros, pero yo os recomiendo los productos de higiene de Frontline PetCare. Están desarrollados por veterinarios y son especialmente cuidadosos en la protección de nuestro pelaje. En mi caso hemos escogido el champú control de olor que, además de asear, contiene extractos naturales desodorantes que ayudan a reducir el olor de la piel. Pero tenéis más opciones según vuestras necesidades: para pieles sensibles, para pelo claro u oscuro, para cachorros, y fortificante-desenredante. También cuentan con un producto de limpieza en seco, pero de eso os hablaré otro día.

Una vez aplicado el producto por todo mi cuerpo con suaves masajes, nos disponemos al aclarado. ¡Importante! Debemos retirar totalmente los restos de jabón.

El último paso, y el que más me gusta, es el secado. Nosotros siempre tenemos a mano un par de toallas. Una para absorber el agua del cuerpo, y otra para un segundo secado, más meticuloso, teniendo especial cuidado de la barriga, pecho y almohadillas. Después el cepillado del pelo ¡Y listo! Lucimos limpios y aseados durante días y así además de estar guapos para las fotos, tenemos una piel sana y olemos de maravilla.

¿Qué os ha parecido? ¿Os animáis vosotros también a la hora del baño?

Compartir artículos: