CONSEJOS DE BRUMA

Bruma informa sobre el celo en perras

Si tienes una perrita, sabrás que todas pasamos por un periodo de celo. No es solo cosa nuestra, los perros también lo sufren, aunque de distinta manera. ¿Cuándo se da el celo en las perras? Cuando alcanzamos la madurez de nuestros órganos reproductivos. Generalmente nos llega a edad temprana, sobre los 6 meses (en perras de menor tamaño)  y los 8 meses (en perras grandes). Y puede durar desde los 15 días a las 4 semanas. Esto varía en función de la raza y la complexión del animal.

¿Cuáles son las fases del celo en las perras?

El periodo de celo en las perras suele pasar por varias fases:

  1. Proestro (¡vaya nombre!): Abarca la primera semana y suele alrgarse hasta diez o quince días. Nuestra vulva se hincha y es normal tener un pequeño sangrado. En esta época los machos nos buscan, se ponen muy pesados, pero nosotras no les hacemos ni caso.
  2. Estro: En esta fase el sangrado cesa, pero ojo, que aquí es donde empieza el peligro, pues nosotras estamos más receptivas y es en ese momento cuando tiene lugar la ovulación y puede ocurrir la gestación.
  3. Diestro: Dura unos dos meses, el mismo tiempo que dura una gestación. Justo al final de esta fase, podemos experimentar los mismos síntomas de un “embarazo”: tener leche en las mamas, buscar nuestra camada, lloriquear, estar más nerviosas, “hacer una aunténtica madriguera”, adoptar tu peluche más feo como hijo… Además, si ya vamos siendo más mayores y notas que estamos más decaídas, bebemos mucha agua, tenemos fiebre, no queremos comer o empezamos a manchar por la vulva, mejor acude a tu veterinario pues puedo estar sufriendo una infección de útero, y suele ocurrir justo en esta fase.
  4. Por último, estaría la fase final o anestro, la de descanso sexual. Si has decidido estirilizar a tu mascota, este es el momento más adecuado, pues disminuye el riesgo de hemorragia durante la cirugía.

Y, ¿cada cuánto tiempo podemos entrar en esta fase de celo? Lo habitual es hacerlo dos veces al año (cada seis meses aproximadamente), siempre depende de los casos, y durante toda nuestra vida. Lo más importante es vigilar que siempre tenga la misma frecuencia.

Es importante que conozcas esta información y sepas reconocer esta etapa en la vida de las perras. En caso de que no quieras que ésta tenga cachorros, siempre es mejor optar por la esterilización y evitar con ello otras patologías como la lactación por pseudogestación o más conocido como “embarazo psicológico”, las infecciones de útero y, si lo haces precozmente, puedes incluso evitar la aparición de tumores de mama. Ten en cuenta todos los consejos e información sobre el celo en las perras que te traemos desde Frontline.

Compartir artículos: