CONSEJOS DE BRUMA

¿Cómo enseñar a un perro glotón a controlar su insaciabilidad?

Os voy a contar en las próximas líneas varios de mis trucos... ¡para que tu perro glotón aprenda a masticar de una vez por todas!

Ocurre, y más de lo que os pensáis. Hay perros glotones que muestran mucha ansiedad al comer. Una especie de desesperación que les lleva a devorar la comida en pocos segundos y a ingerirla casi sin masticar. No les culpo… y es que ¿a qué perro no le encanta comer? Si quiere comer, ¡que coma!, pero que aprenda a comer bien.

Por eso, si tú tienes o conoces también a algún perro glotón, este artículo es para ti. Aprovecha estos truquillos que voy a dejarte y ayúdales a frenar los malos hábitos y mejorar sus digestiones. ¡Empecemos!

¿Cómo controlar la comida a perros glotones?

  1. Divide la comida en tercios, de forma que tu perro tenga que esperar algunos minutos entre toma y toma. También puedes ir dándole cada toma despacio, para que aprenda a relajarse y a comer más despacio.
  2. Otro truco para perros glotones es poner la comida en varios comederos y repartirlos por distintos puntos de la casa. Entre que se desplaza a uno u otro sitio, perderá cierto tiempo y aprenderá a comer más lento.
  3. Los alimentos duros que no pueden tragarse de golpe son buenos para que aprendamos a no ingerir de un solo bocado y nos tomemos cierto tiempo. Por ejemplo, un trozo de pan duro.
  4. Mezcla en su ración de pienso algunos alimentos como las manzanas, que le obliguen a prestar atención a lo que come y, por tanto, hacerlo más despacio. ¡Un truco que nunca falla!
  5. Una solución similar es colocar en el comedero algún objeto que dificulte el acceso rápido a la comida. Por ejemplo, una pelota de tenis.
  6. Comederos especiales. He visto que en el mercado existen comederos con ciertos obstáculos, pensados precisamente para perros glotones.
  7. Nos encanta jugar, así que… ¿por qué no aprovecharlo? Convierte la comida en juegos dónde tu dictas las normas. Por ejemplo, esconde la comida en distintos puntos del jardín, de forma que tu perrito pierda tiempo en buscarla.
  8. ¿Y si colocas el comedero a cierta altura? Al no estar en el suelo y dificultarnos el acceso, necesitaremos más tiempo para alcanzar la comida.

Espero que todo lo que te he contado te sirva en algún momento. A mí sin duda que me han funcionado, y ahora ¡me siento mucho mejor! Prueba con tu perro glotón ¡y ya me contarás! Sigue el blog de Frontline.

Compartir artículos: