SALUD Y BIENESTAR

Hablemos de la leishmaniosis canina: como se puede prevenir

Cuando se habla de la leishmaniosis canina son muchas las dudas y preguntas que se presentan. ¿En qué consiste realmente esta enfermedad? ¿Cómo se trata? Hoy hemos querido dedicarle una pequeña entrada a esta patología infecciosa derivada de la picadura de un flebotomo, el mosquito transmisor de la enfermedad.

Generalmente la leishmaniosis canina se presenta con unos síntomas más o menos acusados como: la dificultad para respirar y deglutir, úlceras en toda la zona bucal y nasal (lengua, encías, tabique nasal… ), congestión y hemorragia nasal, o llagas en la piel.

La enfermedad puede tratarse, pero es imprescindible un diagnóstico a tiempo para que el especialista veterinario pueda actuar con celeridad.

El tratamiento de la leishmaniosis canina

Realizadas las pruebas pertinentes por parte del veterinario, y diagnosticada la patología, debe procederse a su tratamiento. Es importante decir que por lo general los tratamientos no se deben utilizar en perros expuestos o infectados, sino en perros ya enfermos de leishmaniosis. Los objetivos son:

●  Reducir o eliminar los signos clínicos y alteraciones analíticas asociadas a la leishmaniosis canina.

  Conseguir una estabilización clínica del animal mediante la reducción de la carga parasitaria presente.

●  Evitar las recaídas de los perros tratados.

●  Disminuir al máximo la capacidad de infección del perro hacia otros perros, animales o humanos.

El tratamiento podrá durar más o menos días en función del estado del perro y la fase en que se encuentre. Con él, podrá conseguirse una cura clínica total, es decir, alcanzar los cuatro objetivos que acabamos de exponer. Sin embargo, no existe por el momento cura parasitológica que consiga eliminar todas las leishmanias del organismo y por tanto, que el perro deje automáticamente de estar infectado.

Por ello, en Frontline siempre recomendamos la prevención. La mejor cura es siempre una protección adecuada. Y para evitar la enfermedad lo recomendable es tratar a nuestras mascotas con un antiparasitario adecuado como Frontline Tri-Act, que además de proteger contra pulgas y garrapatas, lo hace con el mosquito transmisor de la leishmaniosis canina. Especialmente durante los meses de verano, en donde proliferan más si cabe todo tipo de insectos y parásitos.

Recuerda, utiliza periódicamente antiparasitarios adecuados, efectivos y seguros, y ante la mínima duda consulta siempre con tu especialista veterinario.

Compartir artículos: 

arriba / siguente