CONSEJOS Y CURIOSIDADES

¿Piensas alojar a tu perro en una residencia canina?

¿Tienes planes este verano de volar en busca de un poco de sol en la playa o de ir a la montaña? Si piensas alojar a tu perro en una residencia canina, aquí tienes algunas consideraciones importantes para ayudarte a preparar su estancia ¡y asegurarte de que no traiga a casa ningún amigo no deseado!

Evitar la infestación en las residencias caninas

Cuando pensamos en los tipos de lugares en los que esperaría encontrar garrapatas, solemos imaginar zonas húmedas y mojadas al aire libre, cubiertas de espesa maleza y hierba. Para la mayoría de las garrapatas, éste es exactamente el tipo de lugar que les encanta como hogar. Sin embargo, desde que se lanzó el Programa de Viajes de Mascotas, hemos comenzado a ver una nueva especie de garrapata recién llegada. Ésta se ha introducido gracias a nuestros amigos perros visitantes del continente y se conoce como “garrapata marrón del perro” (o Rhipicephalus sanguineus). Esta garrapata suele vivir en climas más cálidos, sin embargo, también puede sobrevivir y reproducirse en interiores en zonas de clima más templado. Las residencias caninas y los alojamientos para perros ofrecen un refugio perfecto para esta garrapata, a la que se ha apodado “garrapata de las perreras”. 

Al igual que las demás garrapatas, puede transmitir enfermedades a tu perro cuando se alimenta. Por lo tanto, antes de llevar a tu perro a la residencia canina, es muy importante asegurarse de protegerlo de las garrapatas usando FRONTLINE® Spot On o FRONTLINE® Plus regularmente durante su estancia y también una vez que regresen a su hogar. Después de recoger a tu perro de la residencia canina, dedica un tiempo a revisarlo minuciosamente en busca de las garrapatas que pueda llevar ahora.

Compartir artículos: