CONSEJOS Y CURIOSIDADES

Tipos de areneros de gatos para evitar los malos olores

Si compartes tu vida con un gatito, sabrás que entre su “ajuar” se encuentran los areneros de gatos, ese recipiente en el que deposita sus heces y orina, fundamentalmente en casos de mininos que conviven en interior. 

A la hora de elegir el arenero adecuado para nuestra mascota debemos tener en cuenta ciertos aspectos como el tamaño o el estilo, y siempre pensando en sus propias necesidades, no en nuestros gustos. Es obvio que según el peso, edad u otras características de nuestra mascota, podremos elegir entre unos u otros tipos de areneros de gatos, todos con un objetivo común: garantizar la comodidad del animal. Y por supuesto, también, evitar los malos olores en casa. 

Tipos de areneros de gatos

¿Cuál es el arenero perfecto para nuestro gato? ¿Conseguiremos que lo utilice? Es una tarea en la que deberemos ser flexibles, pero el conocimiento de los distintos tipos de areneros quizás pueda orientarnos a la hora de la elección. Veamos.

Areneros básicos

A veces lo simple es lo más efectivo. ¿Por qué complicarse con soluciones más sofisticadas si las más sencillas nos funcionan? Los areneros básicos son descubiertos, se trata de una sencilla bandeja fácil de limpiar, que suele ocupar menos espacio y que resulta por lo general más barata. Un arenero de este tipo debería servirnos para nuestro gato. Y sin embargo, a la hora de analizar sus desventajas, vemos que, puesto que son bandejas descubiertas, los malos olores podrían llegar a ser más evidentes en el hogar. Del mismo modo, cuando el animal excava, también es posible que los restos salgan y ensucien todo alrededor.

Areneros con cubierta

Como una solución a los problemas de los areneros básicos, y también como forma de dar mayor intimidad a nuestro minino, aparecieron los areneros de gatos con cubierta. Son más sofisticados, evitan malos olores en casa y permiten mantener los restos o la basura bajo control. Por otro lado, son más difíciles de limpiar y ocupan mayor espacio, por lo que antes de hacernos con uno es fundamental tener claro qué espacio de la casa le vamos a destinar y si tenemos el suficiente como para ubicarlo. En casos en que nuestro gato sea demasiado grande, la opción cerrada podría resultar a veces más incómoda. 

Areneros automáticos

Más cómodos y prácticos a la hora de la limpieza. Nos facilitan el trabajo, aunque no todos los gatos se sienten cómodos en este tipo de habitáculos. 

A la hora de elegir será cuestión de que analices pros y contras. Quizás puedas probar primero con un arenero más básico, y si la situación lo requiere animarte con otras opciones. En cualquier caso, asegura siempre la comodidad y confort de tu gatito. 

¿Ya has descubierto cuál es el mejor arenero de gato para tu mascota? Descubre en el blog de Frontline cómo cuidar de tu mejor amigo.

Compartir artículos: 

arriba / siguente