Zoonosis: contagio de una enfermedad de nuestra mascota
SALUD Y BIENESTAR

Zoonosis: cuando nuestro perro nos transmite una enfermedad

contagio de una enfermedad de nuestra mascota

El hecho de que nuestro perro contraiga una enfermedad grave es un disgusto muy grande para cualquiera, es evidente, pero ¿y si además del perro se contagia un miembro de nuestra familia, nuestros hijos o nosotros mismos? Porque, sí, nuestras queridas mascotas también pueden transmitirnos enfermedades. Es lo que se conoce como zoonosis.

Desde Frontline queremos contarte detenidamente en qué consiste este concepto y qué está en tu mano para evitar que esto suceda.

¿Qué es la zoonosis y qué enfermedades se incluyen en esta categoría?

La zoonosis es, sencillamente, cualquier enfermedad que se transmite naturalmente de los animales a las personas, y viceversa, y su contagio puede darse por estas vías:

  • Directas: cuando se transmiten a través del aire, de la saliva o de picaduras.
  • Indirectas: cuando para transmitir la enfermedad es necesaria la intermediación de un vector - otra especie, como un mosquito - que transporta el patógeno.

Hay multitud de enfermedades que se pueden dar entre personas y animales con distinta sintomatología y consecuencias (¡en algunos casos, letales!). Estas son algunas de las más conocidas:

  • Priónicas: mal de las vacas locas.
  • Víricas: fiebre amarilla, gripe aviar, rabia, ébola.
  • Bacterianas: borreliosis o enfermedad de Lyme, brucelosis, leptospirosis, peste bubónica, psitacosis, salmonelosis, tuberculosis.
  • Fúngicas: histoplasmosis, tiña.
  • Parasitarias: anisakiasis, babesiosis, hidatidosis, leishmaniosis, sarna, toxoplasmosis, triquinosis.

¿Cuáles son las enfermedades que pueden transmitirnos nuestros perros?

Nuestros fieles amigos están expuestos a los parásitos externos (mosquitos, moscas, garrapatas...) que pueden actuar como transmisores de ciertas enfermedades, como por ejemplo estas:

La enfermedad de Lyme está causada por una bacteria que se llama Borrelia burgdorferi y produce en la persona afectada fiebre, anorexia, poliartritis, miopatías, etc. Para que un ser humano contraiga esta enfermedad es necesaria la acción de un vector, en este caso la garrapata.

Los mosquitos también pueden provocar enfermedades zoonóticas, como la dirofilariasis canina o enfermedad del gusano del corazón. Se trata de un parásito que viaja entre huéspedes a través de las picaduras de mosquitos. El gusano se ubica en el corazón del afectado llegando incluso a provocarle una parada cardíaca.

La leishmaniosis es otra enfermedad grave que se transmite a través de un vector llamado flebotomo, un insecto parecido a un mosquito, de ahí el nombre con el que se conoce popularmente: enfermedad del mosquito. Los síntomas clínicos van desde úlceras cutáneas hasta casos más complicados en los que se inflaman el hígado y el bazo.

¿Cómo se pueden mantener alejados a los parásitos del perro?

Realmente, las posibilidades de que tu mascota te contagie una enfermedad son pocas, sobre todo si tienes una buena higiene, si mantienes limpias las áreas que frecuenta tu mejor amigo, si tienes su calendario de vacunación al día y si le administras los productos antiparasitarios recomendados por la comunidad veterinaria.

En el mercado podemos encontrar diferentes productos que nos pueden ayudar a tener protegidos a nuestros perros. Frontline TriAct es un antiparasitario externo en pipeta de aplicación tópica mensual y uso exclusivo en perros que elimina pulgas, y repele y elimina garrapatas y flebotomos.

 

Otros consejos útiles para luchar contra la zoonosis

Te damos algunos consejos para protegerte contra la zoonosis:

  • NUNCA toques los deshechos de tu perro, ni orina, ni heces y si manipulas objetos de manera indirecta, como alfombras sucias o bolsas de heces, lávate siempre las manos después con abundante agua y jabón.

  • Mantén a los niños lejos de los areneros o de lugares donde los perros hacen sus necesidades en la calle.

  • No tengas contacto oral con tu perro, no es aconsejable que te bese, te lama, ni que compartáis comida u otros objetos que contengan su saliva.

  • No des a tu perro carne cruda. Siempre mejor piensos de alta gama siguiendo las recomendaciones de tu veterinario de confianza.

  • No dejes que tu mejor amigo juegue con animales de granja, animales salvajes u otros perros callejeros. Asimismo, debes evitar pasear por zonas con hierbas altas.

Más información en Frontline TriAct.

Compartir artículos: